Arcos del pie

El arco plantar interno, el arco plantar externo y el arco anterior, estos tres arcos son los que unen los centros de apoyo que vienen a configurar el equilibrio del esqueleto

El cuidado y bien formación de estos arcos del pie debe ser desde que somos infantes, es de suma importancia ya que en la edad adulta en un hombre de 80 kg de peso, en el momento de una marcha normal, el talón soporta 300 kg en cada paso; en un atleta, en el instante que salta una valla, el impulso representa un peso de 2.000 kg, que lo soporta el pie en una fracción de segundo, por lo que es de suma importancia que estos arcos estén bien formados ya que a la falta de alguno de ellos viene como consecuencia un desequilibrio entre los tres puntos de apoyo del pie generando así alguna patología en el pie del niño.


El cuidado y bien formación de estos arcos del pie debe ser desde que somos infantes, es de suma importancia ya que en la edad adulta en un hombre de 80 kg de peso, en el momento de una marcha normal, el talón soporta 300 kg en cada paso; en un atleta, en el instante que salta una valla, el impulso representa un peso de 2.000 kg, que lo soporta el pie en una fracción de segundo, por lo que es de suma importancia que estos arcos estén bien formados ya que a la falta de alguno de ellos viene como consecuencia un desequilibrio entre los tres puntos de apoyo del pie generando así alguna patología en el pie del niño.


Como resultados de la pérdida de la correcta armonía entre peso corporal y la posición y mal apoyo del pie, sobreviene una ruptura de la mecánica arquitectónica del pie en todas sus estructuras: hueso, posición de sus articulaciones, tensión de sus cápsulas articulares, ligamentos, facias y aponeurosis plantares, fatiga muscular, deformación de los ejes del pie, de los metatarsianos y dedos, mal apoyo plantar, etc., todo lo cual se traduce en dolor, desgaste articular prematuro (artrosis), contracturas musculares dolorosas y callosidades, todo lo cual constituye la patología ortopédica del pie, entre las más comunes tenemos: