Evolución del pie infantil

  • 8-9 meses

    Comienza a gatear. Gateando el niño entra en contacto con el ambiente que le rodea. Ahora el pie deberá moverse sin verse apretado, apoyándolo en superficies flexibles y sensibles que le sirvan de ayuda en su labor de experimentación.
  • 10 meses

    Gatea a gran velocidad y, si le sujetas de pie, levanta una pierna.
  • 11 meses

    Es capaz de andar si le tomas de una mano, caminará solo si empuja un carrito lo bastante estable, o bien se sujetará a los muebles para estabilizarse.

    A pesar de que el pie es fisiológicamente plano hasta los tres años, con los primeros pasos recibe un conjunto de estímulos que favorecen el desarrollo muscular, además de contribuir a la formación del arco plantar.
  • 13 meses

    Comienza a andar solo y sin ningún tipo de ayuda, es muy importante que lo haga sobre superficies irregulares, que estimulan la planta de forma continua.
  • 18 meses

    Controla por completo el proceso de andar, cambia de sentido con facilidad y anda de lado y hacia atrás.
  • 24 meses

    Comienza a correr, aunque no dominará este ejercicio hasta los 3 años.