Calzado infantil

inicio de marcha

Ya estuvimos hablando sobre cuál era el calzado más adecuado para el gateo, y ahora damos un paso más,  y nos situamos en el momento en que los pequeños empiezan a caminar,  en este momento los pies del bebé han de soportar, durante el tiempo que esté de pie, el peso de su cuerpo.

Al principio de este proceso, aproximadamente entre los 11 y los 14 meses el niño camina con las piernas separadas y los pies apuntando hacia fuera, esto le hace avanzar balanceándose de lado a lado, por lo que pierde el equilibrio con facilidad. Poco a poco, y tras muchas caídas, el niño aprende a estabilizar su andar juntando más las piernas y utilizando los brazos para equilibrarse.

Debemos de tomar en cuenta que los pies aún están en proceso de formación, por lo que  podrían adoptar vicios o posturas forzadas por la sobrecarga a la que están sometidos por primera vez.


¿Qué características debe tener el calzado para dar sus primeros pasos, o bien dicho, su inicio de marcha?

El primer calzado del bebé es de suma importancia, ya que debe cumplir con ciertas características para ayudar al inicio de marcha, entre estas debemos mencionar:

Amplitud interna

El crecimiento de los pies de los bebés y niños es rápido, y que durante los primeros 15 meses de vida el pie crece aproximadamente 3 milímetros cada dos meses; y de los 16 meses a tres años crece 6 milímetros cada tres o cuatro meses.

Por tanto hay que poner atención para no alargar demasiado el uso de los zapatos, que no les queden pequeños y sean de la talla adecuada, ya que deben permitir el movimiento con el suficiente espacio para que el pie crezca sin dificultades.

soporte

Principalmente en el talón, esto da seguridad al niño y brinda equilibrio al momento de dar el paso

ligereza

Debido a que sus músculos están en proceso de formación el calzado debe ser ligero para evitar esfuerzo al dar sus primeros pasos, hasta que poco a poco se fortalezcan sus músculos en forma natural

TRANSPIRABLES

Muy importante que el calzado sea 100% piel para así evitar sudoración y falta de transpiración en el pie

flexibles

Esto ayuda a fomentar la estimulación en la planta del pie del niño y que a su vez se vayan fortaleciendo su planta del pie permitiendo la libertad de movimientos.

antiderrapantes

Suelas que les ayuden a tener un freno en superficies resbaladizas, ya que están en proceso de aprendizaje y coordinación biomecánica.

El calzado debe protegerle el pie y darle estabilidad para que se sienta seguro mientras explora el mundo que acaba de descubrir, los expertos están de acuerdo en que los zapatos para un bebé deben ser lo suficientemente amplios y flexibles para que doblen junto con los deditos, pero se mantengan firmes en el área del arco y el talón.

La flexibilidad en el calzado infantil es clave para que los zapatos se adapten a sus movimientos, pero además deben de ser lo suficientemente firmes para que le den soporte y al mismo tiempo comodidad.

Otro elemento muy importante para tener en cuenta es la suela, pudiendo ser de cuero o goma siempre y cuando sean ambas antiderrapantes.

Todas estas características proporcionan equilibrio, estabilidad dando así seguridad para que el niño de sus primeros pasos, al tiempo que favorecer el buen funcionamiento y desarrollo musculo esquelético.

Por lo cual nuestra línea Dinky baby  además de cumplir con todas estas bondades cuenta con la calidad y respaldo de más de 50 años de experiencia.